miércoles, 2 de mayo de 2012

La odisea por La Odisea

Prometo que esta vez lo he intentado. ¡Lo juro! Cuando me compré el lector de libros electrónicos me propuse pagar por todos los libros que adquiriese si me era posible (y el precio no resultaba un insulto). Sin embargo, y para mi indignación, cada vez que quería un libro, ninguno de los títulos que he buscado hasta ahora estaba disponible en tienda. Hasta que me decidí a leer La Odisea.

Todo empezó con el procedimiento de costumbre: visitar las tiendas de libros electrónicos habituales a ver si encontraba el título...

Empiezo con Librería Cervantes, a la que tengo simpatía por no ser una gran cadena y estar cerca de casa. Buscar «La Odisea» en el buscador arroja más de 4 páginas de resultado y no veo la palabra «odisea» ni en los títulos ni en las editoriales de muchos de ellos. ¿Tal vez en la descripción? Pasemos a la búsqueda avanzada... No la encuentro... Vale, les tengo simpatía, pero no tanta como para bucear entre todos estos títulos. Vamos a ver en La Casa del Libro. Buscando «La Odisea»... cuarenta y ocho eBooks... Ninguno de ellos parece ser la de Homero, aunque aquí se ve que hay una editorial llamada «Odisea»... A ver si a través de la búsqueda avanzada... Tampoco la encuentro. ¡A cagar! Nos queda el último recurso, El Corte Inglés. Buscando... siete resultados y uno de ellos es La Odisea, la de verdad. ¡Y a 2,50€! ¡Escucha Homero, te han hecho justicia! Vamos a los detalles... «Formato: PDF». Espera, ¿qué? ¿PDF? Me he gastado ciento y pico euros en un sofisticado lector de libros electrónicos y me ofrecéis un formato que reduce significativamente sus funcionalidades. ¿Por qué no directamente en un documento de Word? O no, mejor, una versión interactiva en flash. Hay que joderse. Pero esto es una buena señal. Al menos parece que hay un cierto interés en ofrecer la obra en formato digital. Espera, ¡se me ha olvidado la Fnac! Buscando... cinco resultados y uno de ellos es el deseado, ¡y en formato ePub! ¡Oh, sabía que ese templo de la modernidad que es la Fnac no me fallaría! Por 9,45€... Vaya, el PDF cuesta 2,50€ y el ePub 9,45€. Será manuscrito.

Aquí debo hacer un pequeño inciso para explicar mi relación con la gran tienda de libros digitales: Amazon. Aunque desde un punto de vista comercial se lo está montando mejor que ninguna, su filosofía de ecosistema cerrado no me gusta. Además, tendría que transformar los ficheros que comprase en ella a un formato que reconozca mi lector. Por todo ello, trato de evitarla.

Ecosistema cerrado y conversión de formato incluidos, una diferencia de 7€ (entre PDF y ePub) me hacen pensar que tal vez vaya a pagar demasiado y que debería darle una oportunidad a Amazon. Además, por lo que sé de él, no creo que Homero esté exigiendo demasiado en derechos de autor. Basta con realizar la primera búsqueda en la sección de libros electrónicos (Tienda Kindle) para darse cuenta de porque el gigante online se lo está llevando calentito: los cuatro primero resultados son el título deseado con precios que oscilan entre los 0 y los 4,33€ (y en ese último caso te llevas también La Iliada). La cosa está casi decidida. Sin embargo, algo resulta inquietante: sobre la edición gratuita hay duros comentarios criticando sus errores y de las otras ediciones no se indica editorial. Para colmo, la portada de una de ellas utiliza una imagen de la portada de un conocido videojuego... Comienzo a sospechar que me estáis vendiendo ediciones gratuitas, pillines...

Y esta treta hace despertar en mí el espíritu comprometido: ¡maldita sea, aun soy un burgués acomodado! ¿A caso no puedo permitirme pagar diez euros por un libro electrónico? ¿Qué digo por un libro electrónico? ¡Por el fomento de la distribución electrónica de libros!, ¡por el futuro del libro en Internet!, ¡por el futuro de la cultura! ¡Soy un pionero!, ¡un salvador!, ¡un mesías!

Corro a la página de la Fnac y en tres golpes de ratón estoy en el formulario de compra rápida del libro. Bueno, en realidad no es tan rápida, porque hay que registrarse. ¡Pero soy el Mesías del Libro Electrónico, maldita sea, me registro! El registro no me devuelve a la página de compra. Fallos de usabilidad así pasan en las mejores web. Voy a aprovechar que estoy en la zona de administración de mi cuenta para introducir los datos de pago. Relleno el formulario con la información sobre mi tarjeta prepago... error, faltan campos. Más concretamente el PIN de la tarjeta. Pero mi tarjeta prepago no tiene PIN... Un momento, ¿me está pidiendo la Fnac que les de los datos de mi tarjeta buena, de la que usaría para dar de comer a mis hijos si los tuviera, y que, encima, se la de con el PIN de compra? Claro hombre. Y digo yo, ¿no sería más cómodo que, directamente, pusiese a su gerente como co-titular de la cuenta corriente? Pues me podéis comer el PIN. Al Mesías de l Libro Electrónico no le estafa nadie. ¿Cómo cancelo mi cuenta? No veo la opción por ninguna parte. En el correo, en gris claro y letra más pequeña dicen algo sobre darse de baja. Hay que leer la Política de Privacidad:

«(...) los clientes y usuarios de www.Fnac.es pueden, en todo momento, ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre sus datos personales comunicándolo por escrito a: Fnac.es ESPAÑA. Departamento de Atención al Cliente, C/ Mariano Benlliure s/n – 28529 Rivas de Vaciamadrid (Madrid) o bien mediante el envío de un correo electrónico a la dirección clientes@Fnac.es, donde se indicará el nombre y apellidos, usuario e email con el que se dio de alta, y adjuntando en ambos casos fotocopia del DNI del usuario».

Hijos de puta.

Conservo la calma. He dicho que me compro La Odisea y me la compro. Ahora es algo personal. Hagamos memoria, ni en La Casa del Libro ni en Cervantes descarté que tuvieran la edición en ePub. Pruebo: en La Casa del Libro la búsqueda de «La Odisea Homero» solo devuelve un resultado y no es el que quiero. En Cervantes hay más suerte: cuatro resultados. Uno de ellos es la misma edición en PDF que en El Corte Inglés; el otro, la misma que en la Fnac... dos euros y medio más cara. Casi doce euros por una edición digital de uno de los clásicos más antiguos de la Literatura Occidental. Así se fomenta la lectura. Pero me da igual, no he llegado hasta ahí para morir en la playa de Ítaca. Por supuesto la compra también exige registro y esta vez con un formulario de trece campos (¿para que necesitan mi dirección postal si el producto es digital?) que, por lo que se ve, podrían ser todos obligatorios. O ninguno. Rellenado y aceptado el formulario, intento acceder a mi cuenta: «Usuario no válido o combinación de usuario y password erronea» (sic). Pruebo con distintas combinaciones de contraseña habituales. Nada. Voy a «Recordar contraseña». Introduzco mi dirección de correo electrónico: «Si el email está en nuestra base de datos, en unos minutos recibirá su contraseña». Ahora, varias horas después, aun sigo esperando. Finalmente, y sin muchas esperanzas, intento volver a registrarme: «ERROR. LOGIN NO VÁLIDO O YA UTILIZADO».

La historia termina con el Mesías del Libro Electrónico accediendo a ePubGratis.me donde una búsqueda sencilla («La Odisea») arroja como primer resultados el libro deseado; y con una reflexión: «el libro electrónico en España está lastrado por la piratería». Olé tus huevos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario